Tratamiento para la hipocondria

La hipocondría implica una preocupación por la creencia de que uno tiene, o está en peligro de desarrollar, una enfermedad grave.

Muchas personas con hipocondriasis están discapacitadas debido a su problema.

No pueden trabajar muy bien, ni estudiar ni convivir con su familia.

Las personas con hipocondriasis generalmente se enfocan en funciones corporales (p. Ej., respiración, latidos cardíacos), anomalías físicas menores (p. Ej., imperfecciones de la piel) o sensaciones físicas (p. Ej., dolores de cabeza, estómago).

La persona también podría preocuparse por un órgano o enfermedad específica (p. Ej., miedo a tener cáncer).

Desafortunadamente, muchas personas con hipocondrias son reacias a buscar evaluaciones de salud mental ya que creen firmemente que tienen enfermedades médicas inexplicables.

Tratamiento cognitivo-conductual.

Entendiendo la hipocondría como lo he descrito anteriormente, podemos ver que un tratamiento efectivo requiere que una persona:

  1. Corrija sus amenazantes interpretaciones de ciertas sensaciones corporales 
  2. Elimine conductas tales como el control compulsivo y la búsqueda de consuelo.

Este enfoque de tratamiento, denominado terapia cognitivo-conductual (tcc), implica los siguientes pasos que requieren la asistencia de un terapeuta calificado.

Evaluación médica adecuada.

Antes de la tcc, la posibilidad de problemas médicos reales debe descartarse mediante un examen físico completo. La información de este examen debe ser revisada (una sola vez) y aceptada como evidencia de buena salud.

Educación

Educación sobre los síntomas corporales es un componente vital de TTC.

Los pacientes reciben explicaciones no amenazantes para las sensaciones corporales que con frecuencia malinterpretan como síntomas amenazantes de enfermedades subyacentes.

Te puede interesar:  Causas hipocondriasis: Descubre qué te puede convertir en hipocondriaco

Por supuesto, esto no es lo mismo que proporcionar tranquilidad. Se requiere que el paciente use este conocimiento por sí mismo, en lugar de pedirle al médico una y otra vez la misma información.

Terapia.

Las técnicas de terapia cognitiva conductual se utilizan para ayudar a modificar interpretaciones poco realistas de sensaciones físicas inofensivas.

Es una forma de descubrimiento guiado donde el terapeuta ayuda al paciente a explorar la evidencia a favor y en contra de la mala interpretación amenazante.

Terapia de exposición y prevención de la respuesta.

La terapia de exposición es un conjunto de técnicas diseñadas para ayudar a corregir las creencias erróneas.

Para la hipocondriasis, la exposición implica confrontar gradualmente las situaciones y las sensaciones corporales que esa persona evita debido al temor a la enfermedad.

Durante la exposición, los pacientes también aprenden a tolerar la incertidumbre sobre si una sensación es realmente un síntoma o no. Aunque al principio, las personas se ponen ansiosas cuando practican la exposición, la angustia es temporal: se calma mediante un proceso llamado habituación.

Como resultado de la habituación, la persona aprende que no necesita temer estas situaciones y sensaciones porque su angustia no dura para siempre.

La prevención de respuesta se usa en conjunto con la exposición. Implica resistir el impulso de buscar información o tranquilidad sobre la salud y la enfermedad.

En otras palabras, una vez que se expone a las sensaciones temidas, a la persona se le enseña a utilizar estrategias de afrontamiento sanas (como examinar la evidencia) en lugar de llamar a un médico o correr a la web.

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *